Free counter and web stats
| Principal | ¿Quienes somos? | Revista | Libros | Ateos | Documentos | Escríbenos |

El Capitalismo Ruso
Comentario del libro los oligarcas poder y dinero en la nueva Rusia.

Autor: Ulises Casas Jerez [casasulises@hotmail.com].
Crítica Política Numero: 117.
Fecha: 01 de Abril de 2004.

SUSCRIBETE
Recibe oportunamente los articulos de la revista Crítica Política en tu buzón

Muy poco se ha escrito o no lo conocemos, sobre el proceso de surgimiento del capitalismo en lo que se denominó la Unión Soviética, y concretamente en lo que hoy es Rusia. En un interesante libro, el periodista norteamericano David E. Hoffman, nos relata los detalles de procesos a través de los cuales unos pocos individuos, surgidos del mismo partido comunista, se van apropiando de las inmensas riquezas que se habían acumulado durante la etapa del llamado socialismo soviético.

Los Oligarcas, poder y dinero en la Nueva Rusia, es un trabajo periodístico de gran importancia para poder comprender lo que allí sucedió a partir de la descomposición del régimen, sus estructuras económicas, sociales, políticas y culturales.

Lo que podemos deducir del fenómeno soviético es toda una conceptualización acerca del proceso histórico de los modos de producción. En efecto, la sistematización tradicional de Comunidad Primitiva, Esclavismo, Feudalismo y Capitalismo, se ha podido hacer, en una retrospectiva, mediante el análisis histórico de la Humanidad; pero en cuanto a lo sucedido en el siglo pasado y concretamente el caso de la revolución bolchevique, es necesario profundizar en él para poder acertar en su análisis, análisis que tiene que ser materialista dialéctico. De lo contrario caeremos en el subjetivismo y, por consiguiente, en el error.

En primer lugar es esencial situarnos en el momento del triunfo de la Revolución de octubre de 1917; para tal efecto, debemos tener en cuenta que la Humanidad se encontraba dentro del fenómeno bélico de la Primera Guerra Mundial en la cual participaba la Rusia de los Zares, el Estado Alemán, Inglaterra, Francia e Italia. Al mismo tiempo, el régimen ruso era de carácter feudal, predominantemente, un régimen autoritario de naturaleza teocrática. Dentro de este panorama en Rusia se venía desarrollando, desde el siglo anterior, un movimiento revolucionario de características muy particulares ya que aunque se proclamaba como expresión de los intereses de la clase obrera y el campesinado, en Rusia había más campesinado que proletariado obrero. Al frente de estos movimientos no se encontraban los obreros ni los campesinos sino una buena parte de personajes pertenecientes a sectores de la nobleza media y sectores acomodados que no los podríamos catalogar como burgueses ya que no se había desarrollado una burguesía por no haber desarrollo industrial y comercial propio; la industria que existía, para este momento en Rusia, era de propiedad inglesa, alemana y francesa principalmente.

Sin embargo de lo anterior las organizaciones revolucionarias eran fuertes por su estructura orgánica de carácter disciplinario y jerárquico. La férrea disciplina de los bolcheviques posibilitó el asalto al poder que de otra manera no se hubiera podido lograr. El mismo Lenin determina ese asalto por encima de la decisión de la Dirección de su Organización Política. Esto fue posible por el autoritarismo y el liderazgo que ejercía sobre la misma.

En estricto sentido político, en Rusia se produjo un golpe político militar y no una Revolución social sustentada en la clase obrera o el campesinado o en los dos sectores sociales. El capitalismo surge espontáneamente del feudalismo y cuando adquiere un nivel elevado produce la revolución política; en el caso de Rusia ese no fue el caso y en estas condiciones, su estructura es esencialmente autoritaria, de grupo y no de clase como se venía proponiendo por las dirigencias comunistas de ese entonces y particularmente de los Socialdemócratas que luego se pasarían a llamar Comunistas.

Siendo un golpe político militar, el poder económico pasa a quienes asumen el poder político; al contrario de cuando el poder económico genera el poder político, en Rusia, mediante el golpe de los bolcheviques el poder político logrado asume el poder económico; pero esto no se hace por una clase social, de las que se venía diciendo forman la contradicción, es decir por la clase obrera en este caso, sino por el Partido Comunista que toma el poder del Estado. En estas condiciones, toda la economía rusa pasa a manos del Estado y no del proletariado: la dictadura de éste es una simple proclama, la Dictadura es del Estado en manos del Partido Comunista.

Se sienta, en esa forma el piso para que pueda retornar la riqueza nacional a manos individuales en el futuro, cuando el Estado se desintegre y el Partido Comunista pierda el poder político mediante el cual sostiene el poder económico.

El proceso reversal de la Economía Soviética se sustenta en la función del dinero. En el capitalismo tradicional, el dinero es un efecto del desarrollo del proceso productivo y distributivo. En el socialismo de los comunistas rusos, el dinero es utilizado para armar el nuevo capitalismo, se convierte en causa del mismo; es lo que el periodista nos coloca como sustento de su estudio a través de los mismos protagonistas de la vuelta a un capitalismo que, también, es de carácter salvaje, criminal














Video completo aqui con Ares.




|Inicio||Quienes somos||Revista||Libros||Enlaces||Ateos||Documentos|